fbpx

Primera visita reproducción: qué tienes que saber y preguntar

Independientemente de si solo quieres información o si, por contra, llevas un tiempo intentando quedarte embarazada, la primera visita en un centro de reproducción asistida siempre es especial y no queremos que te vayas con alguna duda sin resolver.

 

La primera visita en una clínica de reproducción humana asistida es esencial, no solo porque siempre es un reto personal dar el paso, sino también por las altas expectativas que se tienen al respecto y porque toda cuenta: el trato y la atención recibida, el tiempo de espera, la impresión que nos dan las instalaciones u otras pacientes, la información que se facilita, etc.

 

No obstante, es importante ser objetivo y tener claro, de antemano, en qué consiste esta primera visita, así como en qué detalles es importante fijarse. Hay quien sale de la visita decepcionado pensando que en una primera visita se le van a hacer varias pruebas y se le dará un diagnóstico, cuando, en realidad, el hecho de que el especialista no quiera ofrecer una primera valoración o muchas pruebas suele ser un punto a favor del centro, que demuestra que no quiere precipitarse en hasta disponer de toda la información necesaria. Por eso, es importante saber qué cabe esperar y qué es importante tener en cuenta y preguntar en una primera visita.

 

  • Planificación e interés médico: aunque para ti solo suponga una primera toma de contacto con el centro, el propósito de esta primera visita desde el punto de vista médico es conseguir reunir la máxima información para hacer una valoración global de la situación, determinar y planificar las pruebas diagnósticas que puedan resultar necesarias y valorar qué tratamiento puede ser el más adecuado para ti y tu pareja, si la tienes.
  • Preguntas que debes esperarte: si te han valorado tu reserva ovárica, si has realizado algún tratamiento de reproducción previo, si existen antecedentes en tu familia de abortos, menopausia precoz, enfermedades hereditarias u otros problemas relacionados con la fertilidad, etc. También información sobre tu estado de salud general y sobre tu estilo de vida (consumo de tóxicos, hábitos diarios, etc.). Si tienes pareja, debéis ir los dos o las dos para que puedan recabar información de ambos/as.
  • Qué debes llevar y/o es importante explicar: es importante que seas muy sincera y transparente. Puede ser útil: la regularidad de los ciclos menstruales, si has tomado anticonceptivos, si has padecido alguna infección de transmisión sexual, si te preocupa algún aspecto del tratamiento… Y llevar todos los informes médicos previos y pruebas analíticas que puedan aportar información sobre tu estado de salud.
  • Preguntas que puedes hacer: todas las dudas que tengas. Hazte una lista incluso, con las ideas clave, para que sientas que has aprovechado al máximo este primer contacto: duración del tratamiento, coste, en qué consiste todo el proceso detalladamente, tasas de éxito, etc.
  • Pruebas que pueden solicitarte: lo habitual es que el médico te indique la necesidad de realizar una revisión ginecológica completa. Ésta incluye: citología, ecografía, analítica hormonal (a través de una muestra de sangre se estudian las hormonas implicadas en la ovulación, para valorar si todo funciona correctamente), y los niveles de la hormona antimülleriana (AMH), para averiguar el número de folículos antrales que disponen tus ovarios (en los cuales están los ovocitos que pueden madurar). Si ya has cumplido los 40, también es recomendable que te hagas una mamografía, para comprobar que todo está bien, o que muestres los resultados de la última que te hayan realizado. Otras pruebas complementarias que pueden indicarte, en función de tu historial clínico, son: un cariotipo (para detectar posibles anomalías cromosómicas), o una histerosalpingografía (que permite realizar un estudio del útero y de las trompas). También se puede realizar un test específico, denominado qCarrier, que permite averiguar si tú y/o tu pareja sois portadores de alguna alteración genética que pueda ser transmitida a la descendencia, con el fin de tomar medidas preventivas. Este test se aconseja especialmente cuando se tienen antecedentes de abortos repetidos o de alguna enfermedad hereditaria en la familia.
  • Si tienes pareja masculina: es probable que os aconsejen que se haga un seminograma. En algunos casos, si hay antecedentes familiares de alteraciones o se sospecha alguna irregularidad, puede estar indicado también hacer un cultivo del semen o un estudio de la fragmentación del ADN espermático. En nuestro centro ofrecemos la posibilidad de realizar un estudio de fertilidad de la pareja de forma conjunta, ya que contamos con especialistas y un laboratorio propio de Andrología. Este hecho permite agilizar mucho el diagnóstico y los resultados.

 

En Conceptum Fertilidad te sentirás como en casa. Además, todas las pruebas y tratamientos se pueden hacer sin necesidad de salir de nuestra clínica, siempre con un trato familiar, cercano y personalizado a todas tus necesidades. No lo dudes más y da un paso hacia la vida.

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita