fbpx

Infecciones del líquido seminal: orquitis, epididimitis, prostatitis y vesiculitis seminal

Habitualmente, las infecciones seminales no causan síntomas, por lo que es posible que éstas permanezcan en el varón sin ser detectadas durante un largo periodo de tiempo. Precisamente por esto, es decir, por no tratar las infecciones seminales lo antes posible, pueden derivar en infertilidad masculina. Descubre cómo detectar una infección y cómo actuar al respecto.

En la mayoría de casos, el hombre desconoce que tiene algún tipo de infección, por lo que es muy común que ésta se detecte tras acudir a consulta médica por infertilidad de la pareja. No obstante, el hombre puede notar ciertos síntomas si presenta una infección seminal como las que se enumeran a continuación:

  • Cambios en el semen, como por ejemplo en su olor y color.
  • Irritación y comezón.
  • Ardor al orinar.
  • Secreción de líquido por la uretra.
  • Sangre en el líquido seminal.
  • Dolor inguinal o genital, ya sea de próstata, de testículos, etc.

En caso de que exista alguno de estos síntomas, es importante evitar las relaciones sexuales y consultar al médico inmediatamente para que solicite un análisis del semen y de la orina.

Métodos de detección de infecciones seminales

Seminograma y análisis del líquido seminal

El seminograma es la prueba básica en el estudio de fertilidad masculina. Se trata de un análisis del eyaculado para ver el estado del semen, analizando tanto las moléculas nutritivas del líquido seminal como los espermatozoides que contiene. Si en el resultado del seminograma se observa un alto número de leucocitos (> 1 millón por mililitro), un pH ácido (inferior a 7,2) o valores alterados en la bioquímica del semen, podría deberse a una infección seminal. Por lo tanto, habría que solicitar un cultivo de orina y semen para confirmarlo.

Cultivo de orina y semen

El cultivo de semen permite detectar microorganismos en el semen. En condiciones normales, el semen no debe tener ninguna bacteria u hongo. Si el resultado del cultivo de semen indica la presencia de algún microorganismo significará que existe una infección. Por otro lado, el cultivo de orina, urinocultivo o urocultivo detecta microorganismos infecciosos en la orina, principalmente bacterias y hongos. En situaciones normales, la orina contiene microorganismos, pero si éstos están en cantidades elevadas pueden causar una infección de las vías urinarias.

Tipos de infecciones seminales

Existen infecciones en la uretra, próstata, conducto eyaculador, vesículas seminales, conductos deferentes, epidídimos y testículos. Si la infección afecta a las vías espermáticas, éstas podrían inflamarse y causar una obstrucción o disminuir la calidad espermática. Según el punto en el que se produzca la inflamación, la salida del eyaculado y/o de los espermatozoides podría estar impedida. Por esta razón, las infecciones seminales podrían ser el motivo de la infertilidad en el varón. Las principales infecciones seminales son:

  • Orquitis: inflamación de uno o ambos testículos. El agente causante de la orquitis puede ser una bacteria o un virus. Ej.: gonorrea, clamidia, ITS o paperas.
  • Epididimitis: inflamación del epidídimo, la estructura que conecta el testículo con los conductos deferente. Además, en el epidídimo es donde maduran los espermatozoides. Generalmente, esta inflamación del epidídimo está causado por la extensión de una infección bacteriana originada en la uretra o la vejiga.
  • Prostatitis: inflamación de la próstata. Destaca el dolor o molestias en la región perineal y tracto genitourinario, problemas urinarios, turbidez en la orina, disfunción sexual, etc. No siempre está causada por una infección ni tampoco conlleva una inflamación de la próstata necesariamente. Por ello, la prostatitis se puede dividir en cuatro categorías: prostatitis bacteriana aguda, bacteriana crónica, no bacteriana crónica o síndrome de dolor pelviano crónico, y prostatitis inflamatoria asintomática.
  • Vesiculitis seminal: inflamación de las vesículas seminales. Ésta se debe a la extensión de una infección de otra zona del sistema genitourinario, como por ejemplo una prostatitis, una uretritis o una epididimitis. En muy raras ocasiones, la vesiculitis seminal es una enfermedad independiente.

Si tienes síntomas o sospechas de algún tipo de infección genitourinaria no dudes en contactarnos lo antes posible. En Conceptum Fertilidad contamos con un servicio de Urología y Andrología de excelente calidad. ¡No esperes más, contáctanos y actúa!

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita