fbpx

Impotencia o disfunción eréctil: causas, síntomas, tratamientos.

Alrededor de un 20% de los hombres entre 25 y 70 años sufre disfunción eréctil, una cifra que aumenta al 50% entre los 60 y los 70 años. No obstante, apenas el 20% de ellos consultan a un especialista. En Conceptum Fertilidad queremos dar mayor visibilidad a este tema. Te detallamos todo lo que tienes que saber acerca de la disfunción eréctil.

 

La disfunción eréctil o impotencia sexual

La disfunción eréctil o impotencia sexual es la incapacidad persistente de conseguir una erección o mantenerla con la suficiente firmeza con el fin de tener una relación sexual.
No obstante, es común que en momentos puntuales se puedan tener problemas de erección. En estos casos no es necesariamente un problema por el que preocuparse. Sin embargo, si este problema persiste o se repite habitualmente puede ocasionar desconfianza contigo mismo, estrés y problemas en las relaciones.

El origen de dicha patología puede deberse a otras enfermedades no diagnosticadas hasta el momento o a un posible riesgo de enfermedades cardíacas. En algunos casos, la detección y el tratamiento de la enfermedad no diagnosticada puede suponer la solución al problema de disfunción eréctil. No obstante, también pueden necesitarse tratamientos y otros tratamientos más directos.

 

Síntomas de la disfunción eréctil:

  • Problemas persistentes para tener una erección
  • Problemas persistentes para mantener la erección
  • Disminución persistente del deseo sexual

 

Causas de la disfunción eréctil:

La erección o excitación sexual masculina es un proceso muy complejo donde participan las hormonas, el cerebro, los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos. Así pues, cualquier problema en dichos factores puede ocasionar la disfunción eréctil.

En muchas ocasiones, la disfunción eréctil es el producto de alteraciones físicas y psicológicas.

A) Causas físicas: enfermedad cardíaca, vasos sanguíneos obstruidos (ateroesclerosis), nivel de colesterol alto, presión arterial alta, diabetes, obesidad, síndrome metabólico, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, determinados medicamentos con receta, consumo de tabaco enfermedad de De la Peyronie, abuso de alcohol y de otras sustancias, trastornos del sueño, tratamientos contra el cáncer de próstata o el agrandamiento de la próstata y algunas cirugías o lesiones que afecten la zona pélvica o la médula espinal.

B) Causas psicológicas: depresión, ansiedad u otros trastornos de salud mental, estrés, y problemas de pareja debido al estrés, la mala comunicación u otras preocupaciones.

 

Complicaciones derivadas:

– Vida sexual no satisfactoria.
– Estrés, ansiedad, vergüenza o baja autoestima.
– Problemas de pareja.
– Infertilidad por la incapacidad de eyaculación en el interior de la vagina, pudiendo no lograr el embarazo deseado.

 

Prevención de la disfunción eréctil:

Mantener un estilo de vida saludable y estar sujeto a revisiones médicas periódicas es crucial para prevenir la disfunción eréctil. Algunos de los hábitos que permiten la prevención de la impotencia sexual son los siguientes:

  • Consulta con el medico y trabaja con él para evitar y/o controlar enfermadades tales como la diabetis, efermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas.
  • Eliminar el consumo de tabaco, alcohol y drogas no legales.
  • Realizar ejercicio regularmente.
  • Buscar métodos de ayuda para reducir el estrés, la ansiedad, la depresión u otros problemas de salud mental.

 

Disfunción eréctil: ¿podré tener hijos?

La respuesta es SÍ, se puede tener hijos con disfunción eréctil. Lo primero que hay que destacar es que para que se produzco una erección tiene que haber un deseo sexual. Entonces, partiendo de esta base, la solución médica más simple sería la toma de fármacos como el Sildenafilo (Viagra®), el Tadafilo (Cialis®) o el Vardenafilo (Levitra®), que son fármacos que actúan relajando los músculos que rodean el pene permitiendo un mayor flujo de sangre en su interior, lo que consigue una erección satisfactoria en 3 de cada 4 pacientes que los usan. Si la toma de dichos fármacos no soluciona el problema, se puede proceder a realizar inseminaciones conyugales o fecundación in vitro para conseguir el embarazo, dependiendo de la edad de la pareja.

 

¡En #ConceptumFertilidad te ayudamos a cumplir tu sueño de ser padre! Si tienes cualquier duda al respecto no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita