fbpx

Me realicé una ligadura de trompas y quiero tener hijos, ¿está todo perdido?

Si eres mujer y en algún momento has tomado la decisión de no tener más hijos y optar por un método de anticoncepción definitivo, el siguiente paso es saber en qué consiste la ligadura de trompas o esterilización femenina.

 

La ligadura de trompas o esterilización femenina se trata de una intervención quirúrgica basada en el corte o bloqueo de las trompas de Falopio con el objetivo de evitar que el ovocito pueda llegar al útero, impidiendo su fecundación. La ligadura tubárica requiere casi siempre de anestesia general. La operación, que produce muy poca incomodidad, dura unos 15 minutos y no exige más de 24 horas de permanencia en el hospital. Hoy en día la intervención más frecuente es mediante laparoscopia, requiriendo para ello un corte diminuto, que apenas deja cicatriz debajo del ombligo. No obstante, existen varios métodos para realizarla.

Las principales ventajas de esta técnica son: presenta un 99% de eficacia, es de carácter permanente y tiene un efecto inmediato. Por contra, también puede implicar algunos inconvenientes:

  • La paciente debe permanecer hospitalizada aproximadamente 12 horas después de la operación y mantener reposo 2-5 días más en casa.
  • Los problemas vienen cuando se intenta recuperar la antigua función de este órgano, ya que presenta una reversibilidad rara.
  • No protege contra las enfermedades de transmisión sexual.

 

Reproducción y embarazo voluntario después de la ligadura de trompas

Hay mujeres que tras una ligadura de trompas se plantean ser mamás, ya sea por primera vez o para aumentar la familia. Las circunstancias que nos rodean cambian con el paso de los años, y una decisión tomada tiempo atrás, puede que no tenga sentido años después. Afortunadamente, hoy en día tenemos soluciones para revertir esta situación y lograr el sueño de muchas madres de concebir a su bebé.

Existen dos maneras de lograr un embarazo después de una ligadura de trompas:

  • Reversión de la ligadura de trompas, mediante una cirugía mayor.
  • Fecundación In Vitro (FIV).

La primera opción, si se realiza antes de los 40 años, ofrece altas posibilidades de éxito, alcanzando hasta un 70% de embarazos en mujeres menores de 35 años. No obstante, como en cualquier operación, el buen pronóstico dependerá cada paciente y del estado de la intervención. En algunos casos, donde durante la ligadura le hayan extirpado toda la trompa o una parte importante de ella, la reversión tubárica será imposible.

La otra opción sería someterse a un proceso de fecundación in vitro (FIV), que actualmente es el método de elección por excelencia en mujeres que tienen ligadura de trompas. Eso se debe a la posibilidad de lograr el embarazo sin necesidad de someterse a una intervención de cirugía mayor. En estos casos, donde las pacientes no disponen de las Trompas de Falopio, no se les puede practicar una inseminación artificial. Sin embargo, la FIV supone la mejor opción para lograr el sueño de ser mamá, especialmente en pacientes de más de 40 años.

La fecundación in vitro (FIV) es la simulación del procedimiento natural y fisiológico de fecundación in vivo en condiciones de laboratorio. Para ello, es preciso unir los espermatozoides del varón con los óvulos de la mujer para generar un embrión que posteriormente será transferido al útero. Recoger la muestra de semen es sencillo, lo entrega el marido en un bote o se obtiene de un banco de donante. Mientras que, para obtener los óvulos realizamos un protocolo de estimulación ovárica, que básicamente consiste en utilizar las mismas hormonas que en el ciclo menstrual natural permiten la selección de un único óvulo, pero que, en este caso, administradas a una dosis determinada, permiten obtener una cantidad variable de óvulos (normalmente entre 5 y 15). Estos óvulos son inseminados con los mejores espermatozoides y permitirán generar, posteriormente, los embriones. Tras unos días de crecimiento en cultivo en el laboratorio, y aplicando las últimas técnicas de selección embrionaria, finalmente se transferirá el mejor embrión al útero de la paciente. Es una técnica sencilla y con unos resultados excelentes, que permitirán a la paciente adaptar tu vida familiar a tu vida laboral.

Sea cual sea tu caso, lo más recomendable es consultar a un especialista, quien sabrá valorar la mejor alternativa para que puedas ser madre. No dudes en ponerte en contacto con nosotros! 

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita