fbpx

La preservación de la fertilidad en niños y adolescentes con cáncer.

El uso de tratamientos gonadotóxicos para tratar el cáncer infantil pueden comprometer la fertilidad y capacidad reproductiva de los niños y adolescentes. En estos casos, la preservación de la fertilidad puede ser la solución de cara a la formación de una familia en el futuro. ¿Pero conoces todas las opciones que existen a día de hoy? Te lo explicamos a continuación.

 

Los avances del tratamiento contra el cáncer han experimentado un aumento significativo de las tasas de supervivencia, que a día de hoy y para la población pediátrica son superiores al 70%. No obstante, uno de los efectos secundarios tardíos de cualquier tratamiento oncológico es la alteración de la capacidad reproductiva, pudiendo tener un gran impacto en la calidad de vida de los supervivientes. En los últimos años el desarrollo de nuevas técnicas de reproducción asistida, entre las que se incluye la criopreservación de la corteza ovárica, ha abierto un camino esperanzador en algunos subgrupos de población, que hasta la fecha contaban con escasas posibilidades para preservar su fertilidad ante la administración de un tratamiento gonadotóxico.

No obstante, las opciones de criopreservación de la fertilidad no son siempre las mismas, sino que esta variará en base a diferentes factores como la edad, el género, el nivel de desarrollo de los caracteres sexuales secundarios y el momento en que se requiere iniciar el tratamiento antineoplásico. Así pues, el objetivo de este artículo es servir de guía sobre las diferentes opciones de preservación de la fertilidad disponibles antes del tratamiento contra el cáncer. Estas opciones dependen del tipo de cáncer que tenga y de sus preferencias personales. Muchos de estos métodos aún están siendo estudiados por los médicos e investigadores y es posible que no estén disponibles para todos los pacientes.

Es altamente recomendable que todos los pacientes con cáncer y los padres o tutores de niños con cáncer analicen el riesgo de infertilidad y las opciones de preservación de la fertilidad con sus médicos lo antes posible antes de comenzar el tratamiento contra el cáncer. Si tiene interés en preservar la fertilidad, debe solicitar una derivación a un especialista en reproducción, incluso si no sabe si desea tener hijos en el futuro.

 

Preservación de fertilidad para las mujeres con cáncer

– Criopreservación de ovocitos. Es la práctica más común en la práctica clínica actual. La se somete a un proceso de FIV, se recolectan los óvulos y estos son vitrificados hasta el momento de su uso. Esta técnica será útil solo en aquellas niñas que hayan alcanzado la pubertad previamente al inicio del tratamiento.
– Criopreservación de embriones. La paciente se somete a un proceso de FIV, se obtienen los óvulos, se inseminan con semen de pareja o donante y se congelan los embriones. Hay que tener en cuenta que, en esta técnica, una vez generados los embriones no se podrá cambiar la genética del factor masculino en el futuro.
– Ovariopexia o transposición ovárica. Esta técnica consiste en trasladar quirúrgicamente los ovarios a otra parte del cuerpo alejada de la zona donde recibe la radioterapia local.
– Criopreservación del tejido ovárico. El tejido ovárico congelado puede colocarse nuevamente en el cuerpo después del tratamiento contra el cáncer y hacer que recupere su actividad productora de óvulos. Ya son varios los casos de nacidos vivos procedentes de tejido ovárico criopreservado. Esta técnica será útil en aquellas niñas que no hayan alcanzado la pubertad previamente al inicio del tratamiento.
– Supresión ovárica. Consiste en el uso de determinadas hormonas para detener el funcionamiento de los ovarios. Esta técnica está aún en investigación y, a pesar de las discrepancias que existen entre los investigadores, los ensayos clínicos continúan.

 

Preservación de fertilidad para los hombres con cáncer

– Criopreservación de esperma. Esta técnica también es conocida como banco de esperma. Es un método efectivo para la preservación de la fertilidad y que se realiza con frecuencia en la práctica diaria de los laboratorios de reproducción asistida. Incluye el congelamiento y el almacenamiento de esperma. Es mejor si se realiza antes de comenzar el tratamiento, ya que hay un riesgo mayor de producir daño genético al esperma obtenido una vez que comenzó el tratamiento. Esta técnica será útil solo en aquellos niños que hayan alcanzado la pubertad previamente al inicio del tratamiento.

– Criopreservación de tejido testicular. Esta técnica se encuentra aún en fase experimental. Este método consiste en la extracción, el congelamiento y el almacenamiento de tejido testicular que luego puede colocarse nuevamente en el cuerpo después del tratamiento contra el cáncer. Sería el tratamiento indicado para aquellos niños que aún no han alcanzado la etapa de la pubertad previamente al inicio del tratamiento.

 

Preservar a tiempo puede salvar tu futuro reproductivo. Los asuntos relacionados con la futura fertilidad y el hecho de tomar decisiones sobre cómo preservar la fertilidad son estresantes para muchas personas. Puedes hablar con nuestros especialistas para recibir un asesoramiento u otros tipos de ayuda para enfrentar estos desafíos. En Conceptum Fertilidad estaremos encantados de ayudarte

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita