fbpx

Criterios de clasificación de los embriones: el rigor del embriólogo.

Una de las funciones principales de los embriólogos es la valoración del desarrollo embrionario. Es un proceso riguroso de selección dónde muchos embriones se quedan por el camino al no cumplir con los criterios para ser transferidos y/o criopreservados. ¡Descubre cuáles son estos criterios!

 

La valoración del desarrollo embrionario consiste en la observación dinámica del embrión en cultivo desde el día de su fecundación hasta el día de su transferencia y/o criopreservación. La valoración embrionaria, tal y como ocurre con la valoración de la fecundación, ha ido variando en el tiempo debido a la aparición de los incubadores con tecnología Time-Lapse que, como ya se ha explicado anteriormente, han permitido llevar a cabo un seguimiento más continuo y flexible de los embriones en cultivo. Es decir, ha permitido acumular más información que podría resultar útil para la clasificación embrionaria en un futuro próximo.
En Conceptum Fertilidad disponemos de incubadores con tecnología Time-Lapse y seguimos los criterios de valoración embrionaria de la Asociación para el Estudio de la Biología Reproductiva (ASEBIR), actualizados en 2015.

 

Clasificación de los embriones

Los embriones se clasifican en A, B, C o D en base a su valoración morfo-cinética en cultivo:

  • Categoría A: Embrión de óptima calidad. Con máxima capacidad de implantación.
  • Categoría B: Embrión de buena calidad. Con elevada capacidad de implantación.
  • Categoría C: Embrión regular. Con bajas posibilidades de implantación.
  • Categoría D: Embrión de mala calidad. Con muy pocas posibilidades de implantación.

La valoración del embrión en cada una de estas 4 categorías se realiza el día de la transferencia, en base a todos los datos diarios acumulados de la valoración en cultivo, tanto de la morfología como de la cinética del embrión.

 

Clasificación según día de desarrollo

Los embriones se mantienen en cultivo hasta el día 5 o día 6 de desarrollo. Por otra parte, se considera día 0 (D0) el momento en que se extraen los ovocitos y son inseminados.
Según el día de desarrollo, el tiempo de valoración y los criterios de clasificación varían, tal y como se puede ver a continuación:

  • Día 1 (D+1) de desarrollo: se valora la fecundación a las 17-22 horas post inseminación. Se considerarán embriones correctamente fecundados aquellos que tengan 2 pronúcleos y 2 corpúsculos polares. Además, se valora la primera división embrionaria a las 25-27 horas post-ICSI y 27-29 horas post-inseminación convencional.
  • Día 2 (D+2) y día 3 (D+3) de desarrollo: se valoran aspectos como el número de células, número de núcleos por célula, simetría, grado de fragmentación, presencia de vacuolas y aspecto de la zona pelúcida. La valoración se hace a las 43-45 horas post inseminación en D+2 y a las 67-69 horas post inseminación en D+3. Se considera un embrión ideal el que tenga 4 células en D+2 y 8 células en D+3.
  • Día 4 (D+4) de desarrollo: se valora a las 90-94 horas post inseminación. En D+4 el embrión comienza su transformación hacia blastocisto. Las células pasan de verse de forma individualizada a ser una masa cohesionada y compacta, la mórula. Se valora que el embrión haya aumentado en el número de células, así como el grado de compactación, y si incluye a todas las células o se ha dejado alguna sin compactar.
  • Día 5 (D+5) y día 6 (D+6) de desarrollo: se valora a las 114-118 y a las 136-140 horas post inseminación respectivamente. A D+5/D+6 los embriones completan su transformación en blastocistos. En esta fase de desarrollo se pueden diferenciar varias partes: el blastocele (la cavidad interna), la zona pelúcida (capa externa que rodea al embrión), el trofoectodermo (capa de células externa que rodean al blastocito y dará lugar a la placenta) y la masa celular interna (pequeño grupo de células a partir de las cuales se originará el feto). Los blastocistos se clasificarán en base a la valoración de tres aspectos: el grado de expansión, el estado de la masa celular interna y el estado del trofoectodermo.

 

Cabe remarcar que la valoración embrionaria y la clasificación final del embrión suponen una herramienta para valorar la calidad de desarrollo y sus posibilidades de gestación. No obstante, ni un embrión tipo A asegura el éxito, ni un embrión tipo D garantiza el fracaso. La implantación del embrión es un proceso muy complejo y no solo depende de la calidad del embrión.

 

En #ConceptumFertilidad contamos con la última tecnología en el cultivo de embriones y una prueba de ello son nuestras elevadas tasas de embarazo y nacido vivo. ¡Si quieres ser madre no esperes más y ponte en contacto con nosotros!

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita