fbpx

Tiroides y embarazo: qué es, causas, síntomas, prevención y tratamiento.

El embarazo produce importantes cambios sobre la función tiroidea normal y patológica que deben ser identificados y evaluados cuidadosamente, claramente comprendidos y correctamente tratados. Lee este artículo para saber todo acerca de la tiroides gestacional.

 

La glándula tiroideses una glándula ubicada en la zona de la base del cuello y justo delante de la tráquea. Su función es principalmente la de regular el metabolismo, y en mujeres desempeña un papel muy importante tanto en la reproducción como en la fertilidad.

De hecho, las disfunciones de la tiroides son mucho más habituales en mujeres que en hombres ya sea por una baja actividad de la glándula tiroides, es decir, hipotiroidismo, en el que el cuerpo produce una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas que ralentizan el metabolismo.  No obstante, en ocasiones se da una situación contraria, en la que la tiroides tiene una actividad excesiva y produce un exceso de hormonas tiroideas, un hecho que acelera el metabolismo. En este caso hablamos de hipertiroidismo.

Es bueno recordar que el embarazo conlleva mayor exigencia estimulatoria de la “maquinaria” tiroidea y que a este nivel existen disfunciones tiroideas clínicamente evidenciables en el 1-2 % de mujeres embarazadas. De esta manera, si no se detectan y se tratan a tiempo, tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden repercutir negativamente tanto en la salud de la paciente embarazada como en la salud del bebé.

 

Pruebas médicas 

Primero de todo, a la hora de realizar un diagnóstico de problema de tiroides es importante conocer la salud de la paciente, así como su edad, su historial clínico, el tamaño de la glándula tiroides, etc.

La prueba de la función tiroidea verifica y comprueba el funcionamiento de la glándula tiroides, e incluyen análisis de sangre y pruebas de imagen. En las pruebas de imagen se incluyen el uso de ultrasonidos, tomografía computarizada y pruebas de medicina nuclear.

 

Causas de tiroides durante el embarazo

En general, cuando se habla de hipertiroidismo maternodurante el embarazo la causa más habitual, hasta en un 80% de los casos, es la enfermedad de Graves, que se da aproximadamente en 1 de cada 500 mujeres embarazadas. Ésta puede aparecer durante el primer trimestre o puede agravarse durante el tiempo que la mujer padece este trastorno. Puede ocasionar un parto prematuro o preeclampsia. Existe también riesgo de desarrollar una crisis o tormenta tiroidea.

Mientras que, en los casos de hipotiroidismo, la causa más frecuente suele ser el trastorno autoinmune, conocido también como la tiroiditis de Hashimoto, que suele ocurrir en un 2 – 17% de las mujeres embarazadas. El hipotiroidismo afecta principalmente al sistema nervioso central del feto. Especialmente, se suele relacionar con un menor coeficiente intelectual del niño.

 

Prevención durante el embarazo 

Existen algunas pautas para tratar de prevenir y evitar las enfermedades de la glándula tiroides:

  • Mujeres que planean quedarse embarazadas deben realizarse estudios previos.
  • Mujeres embarazadas con historial familiar de problemas tiroideos o con anticuerpos anti tiroideos en sangre deben realizarse la prueba de laboratorio.
  • Aplicar dosis de bajas de hormona tiroidea en mujeres cercanas al hipotiroidismo subclínico.
  • En mujeres que tienen anticuerpos anti tiroideos pueden recibir una suplementación de selenio.
  • Tratamientos para los problemas de tiroides durante el embarazo

 

Tratamiento de tiroides en el embarazo 

A nivel de hipertiroidismoleve, normalmente se puede controlar haciendo un seguimiento sin necesitar tratamiento, siempre y cuando tanto la madre como el bebé se encuentren bien de salud. No obstante, en casos más severos, pueden requerirse medicamentos anti tiroideos. Normalmente el propilotiouracilo (PTU)es el medicamento apropiado.  Mientras que, en el caso del hipotiroidismo, el tratamiento es el remplazo adecuado de la hormona tiroidea a través de la hormona sintética. En estas pacientes se debe medir la función tiroidea cada seis semanas para asegurarse de que todo funciona correctamente durante el embarazo. Y, en cuanto el niño nace, se puede volver a la dosis habitual de levotiroxina.

 

Nuestros especialistas trabajan codo con codo a la hora de diagnosticar, tratar y seguir los problemas tiroideos durante el embarazo. ¿Más dudas? Resuélvelas en Conceptum Fertilidad. 

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¡Bienvenida a la vida!

Tu oportunidad de ser madre.

Solicitud de 1ª Visita Informativa Gratuita