Unidad de menopausia

Actualmente hay varias opciones para mejorar la calidad de vida de las mujeres menopausicas.

Las ideales pasan por la prevención, que se logra modificando los hábitos dietéticos, evitando el comportamiento sedentario y eliminando las toxinas.

Paralelamente debemos tener en cuenta el rango terapéutico con el que se explica, desde la administración de isoflavonas hasta la terapia de reemplazo hormonal (THS).

En cualquier caso, el tratamiento de la mujer durante la menopausia tiene que ser individualizado.

Hoy en día existen datos concluyentes que muestran que el THS aporta calidad de vida a aquellas mujeres con una salud física y psíquica alterada debido a la menopausia.

El papel que puede ejercer el especialista en ginecología tiene doble finalidad: por un lado la prevención con la realización de planes de salud individuales para cada mujer, según su estado hormonal y la existencia de patología previa y actual; y del otro, de tratamiento.

Desde un punto de vista terapéutico, el ginecólogo tiene una tarea esencial para mejorar la calidad de vida, basando su acción en el tratamiento adecuado de la enfermedad y evitando su progresión cuando existe.