Recuperación quirúrgica de espermatozoides

Cuando un hombre produce espermatozoides pero estos no aparecen en la eyaculación (azoospermia); Podemos lograr una gestación mediante la extracción quirúrgica de espermatozoides.

Extracción de espermatozoides testicular (TESE)

Consiste en la realización de una biopsia testicular por una pequeña incisión en la corteza del escroto por la cual se extrae una pequeña porción de tejido testicular que es enviada directamente al laboratorio para extraer el espermatozoide.

Una vez aislados, estos espermatozoides serán microinyectados en los óvulos obtenidos de la pareja.

Las posibilidades de fertilización y desarrollo de embriones normales son las mismas que utilizan espermatozoides testiculares que cuando se obtienen de la eyaculación.

El TESE se realiza bajo anestesia local y es muy cómodo. Primero, unas horas antes de la cirugía, extiende una crema anestésica por la piel del escroto y luego, una vez que la piel está adormecida, el anestésico se inyecta en el cordón espermático.

Aspiración de espermatozoides testiculares (TESA)

El procedimiento es muy similar al TESE, pero en lugar de abrir la piel, se perfora con una aguja y una vez dentro del testículo aspira tejido testicular.

Suele ser más doloroso y debido a nuestra experiencia, es un método de obtención espermática menos fiable.

Micro-Aspiración de espermatozoides Epididimaris (TABLE)

En este procedimiento, los espermatozoides se aspiran directamente a partir de tubos de epidídilomarios.

Se necesita una visión microscópica ya que los tubos de la epidermis tienen una luz muy delgada.

Se realiza bajo anestesia local siguiendo el procedimiento ya descrito por TESE. Precisa de una pequeña incisión en la piel del escroto.