Embarazo, lactancia y COVID-19. Todo lo que tienes que saber

La COVID-19 es ante todo una crisis sanitaria a nivel mundial. La pandemia ha afectado procesos médicos como la reproducción asistida. Te contamos cómo.

 

A mediados del mes de marzo, ante la situación generada por la infección por el virus SARS-CoV-2 en nuestro país, las principales sociedades científicas del ámbito de la fertilidad y reproducción asistida recomendaron terminar los ciclos ya iniciados, no iniciar nuevos ciclos, realizar todas las transferencias previstas en fresco de forma diferida, no realizar transferencias de embriones vitrificados, así́ como cancelar la actividad de programas de inseminación. Además, se recomendó a todos los centros de reproducción humana asistida poner todos sus medios a disposición de la autoridad sanitaria competente.

No obstante, recientemente el Gobierno ha anunciado un paulatino restablecimiento de la actividad sanitaria y en Conceptum trabajamos para reanudar la actividad de la forma más segura para pacientes y profesionales. Así pues, a continuación, te resolvemos las preguntas y preocupaciones más frecuentes sobre la COVID-19 y su relación con el embarazo.

 

¿Afecta la COVID-19 al embarazo? ¿Se puede transmitir al feto?

Hay que tener en cuenta que los datos relativos a la afectación de la COVID-19 sobre mujeres embarazadas son escasos actualmente. Sin embargo, algunas observaciones apuntan a que puede aumentar el riesgo de parto prematuro en casos de afectación materna grave, pero hay que considerar que la mayoría de estos casos se deben a la necesidad de finalizar la gestación en beneficio a las condiciones de bienestar de la madre gestante.

No existen estudios de transmisión vertical (infección intrauterina) que evidencien que las pacientes infectadas por COVID-19 puedan transmitir el virus al feto. Tampoco se han detectado partículas virales en los recién nacidos, ni en las placentas ni en el líquido amniótico.

 

¿En caso de infección por COVID-19, tengo más riesgo por estar embarazada?

Los datos existentes indican que las mujeres embarazadas no presentan más riesgos que otros grupos. Se ha visto que la COVID-19 afecta más a hombres a partir de los 50 años, mientras que los efectos en mujeres embarazadas no tienden a ser más graves que en otros colectivos.

 

¿Se puede transmitir la COVID-19 durante la lactancia?

Diversas organizaciones internacionales de la salud (OMS, ABF, CDC, UNICEF) junto con estudios recientes informan que no se ha detectado la presencia del virus en la leche materna en mujeres en periodo de lactancia con COVID-19 y otras infecciones por coronavirus. Por tanto, no se ha podido probar que la COVID-19 se transmita de madre a hijo a través de la leche materna.

Además, la lactancia materna sigue siendo recomendada por las organizaciones internacionales (OMS, ABF, CDC, UNICEF) debido al pasaje de anticuerpos a través de la leche materna hacia el recién nacido y a los efectos positivos a corto y largo plazo para la salud del bebé.

No obstante, en caso de dar el pecho, se recomienda el uso de mascarilla junto con la limpieza de manos y del pezón con agua y jabón.

En caso de separación temporal entre madre y bebé, el CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) recomienda utilizar un sacaleches único y personal, y que, en ausencia de la madre, la leche le sea administrada al bebé por una persona sana o por personal sanitario.

 

¿Qué recomendaciones y medidas de prevención debo tomar si estoy embarazada? ¿Cómo puedo proteger a mi bebé de la COVID-19?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha indicado medidas preventivas exclusivas para las mujeres embarazadas. Sin embargo, se recomienda que se sigan las medidas preventivas que se han aconsejando a la población en general. Estas se pueden resumir en:

Si estás embarazada:

  • Si puedes evitarlo, no salgas de casa más de lo imprescindible.
  • Evita las visitas innecesarias y el contacto con personas ajenas a tu entorno cotidiano más inmediato, especialmente si presentan alguno de los síntomas más habituales (tos y fiebre).
  • Extrema las medidas higiénicas y, como siempre es recomendable durante el embarazo, aliméntate de manera saludable, hidrátate bien, descansa y haz ejercicios físicos de mantenimiento.

Si tienes un bebé en casa:

  • Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón o desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Evita el contacto con las personas enfermas (tos y estornudos).
  • Limpia y desinfecta diariamente las superficies de alto contacto en las áreas comunes del hogar (por ejemplo, mesas, sillas de respaldo duro, pomos de las puertas, interruptores de luz, controles remotos, manijas, escritorios, inodoros, lavabos).
  • Lava los artículos, incluidos los juguetes de peluche lavables, según corresponda, de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Si es posible, lava los artículos usando agua caliente y sécalos completamente. La ropa sucia de una persona enferma se puede lavar con los artículos de otras personas.

 

Si aún así te ha quedado alguna duda o quieres realizar tu propia pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest