Planificación familiar: anticoncepción

La OMS reconoce la regulación de la fertilidad como un derecho básico de la persona, tal como se establece en la Declaración de Derechos Humanos (1948).

Este derecho se especifica en:

  • Derecho a la información sobre los diferentes métodos anticonceptivos, sobre sus ventajas y desventajas.
  • Derecho a la libre elección y acceso gratuito a estos métodos para utilizarlos de forma segura.
  • Derecho a la privacidad y confidencialidad.
  • Derecho a la comodidad y la facilidad de uso o continuidad.

En nuestro país se producen miles de embarazos no deseados en adolescentes y jóvenes, de los cuales un alto porcentaje han terminado en una interrupción voluntaria del embarazo.

La realidad es que los adolescentes y los jóvenes tienen relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos eficaces o usándolos incorrectamente.

Es importante proporcionar información suficiente a las mujeres adolescentes para que nos consulten y se les ofrezca asesoramiento anticonceptivo.