Vitrificación/Congelación-descongelación de embriones

El proceso de vitrificación permite el almacenamiento de los embriones a temperaturas muy bajas (-196 °C) y la recuperación de su actividad fisiológica después de la congelación.

La criopreservación es ventajosa para la pareja porque elimina la necesidad de someterse a un nuevo ciclo en circunstancias como una nueva implantación en fresco fallida o bien en la búsqueda de más hijos.

También en pacientes con riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO), es posible aplazar la transferencia a ciclos posteriores.

La congelación de embriones permite la creación de bancos embrionarios donados por parejas después de haber sido sometidos a tratamientos de reproducción asistida y haber logrado su objetivo.