Separación magnética de espermatozoides

Esta selección se puede lograr mediante una nueva técnica: la separación magnética por columnas Anexina-V (MACS).

Los espermatozoides que han iniciado el proceso de apoptosis (envejecimiento que conduce a la muerte celular programada), en tener la membrana plasmática alterada, exponen la fosfatidilina-un fosfolípido que está habitualmente dentro de la citoplasma en la superficie de la célula.

La fosfatidilserina tiene la capacidad de unir específicamente la proteína Anexina V.

Si incubamos los espermis con Anexina-V a la que previamente hemos acoblado pequeñas esferas metálicas, dará lugar a que la membrana espermática que inició el proceso de apoptosis pegará las proteínas unidas a las esferas metálicas.

Después, pasamos la muestra seminal por un campo magnético y el espermatozoide con el metal en su membrana permanecerá adherido al imán, mientras que el esperma sano pasará, siendo libre.

De esta manera, podemos separar de una manera muy efectiva los espermatozoides que han comenzado el proceso de apoptosis y aquellos que han fragmentado el ADN de aquellos que son completamente saludables.

El uso de una población de espermatozoides no apopóticos con membranas intactas y ADN no fragmentado puede optimizar los resultados de las técnicas de reproducción asistida y ser una alternativa terapéutica eficaz para aquellos casos en los que se produce un fallo de fertilización, baja calidad embrionaria, abortos de repetición y esterilidad sin causa aparente.