Prevención, diagnóstico y tratamiento de la patología mamaria

El pecho, además de ser un órgano para la lactancia materna, tiene gran importancia para las mujeres como órgano sexual secundario y por su estética. La mama es una glándula accesible y por lo tanto, al alcance de todas las técnicas diagnósticas de su posible patología.

Esta circunstancia es muy importante para llevar a cabo diagnósticos en etapas tempranas.

Un examen médico anual es esencial.

Este examen incluirá la inspección y palpación de mamas y áreas ganglionares de axilas y clavículas y sobre los factores de riesgo que pueden influir en su propensión a la enfermedad.

Después de la exploración puede ser necesario realizar un examen mamario con cualquiera de los siguientes métodos.

Mamografía

Técnica especial de rayos X que detecta cualquier protuberancia o anomalía.

Debe llevarse a cabo periódicamente cada 2 años a partir de los 40 años, y anualmente a partir de los 50 años.

Ecografía

Orienta sobre los tipos de nódulos y favorece la localización de las zonas de punción citológica.

Punción citológica

Obtención mínima de una muestra con una jeringa.

No requiere anestesia gracias al uso de agujas extremadamente delgadas.

Se hace ambulatoriamente sin hospitalización.

Biopsia

Biopsia gruesa TRU-CUT: Tratamiento quirúrgico del cáncer de mama. Servicio de oncología pre o post cirugía.