La azoospermia es la primera causa de infertilidad masculina

Aproximadamente el 30% de los casos de infertilidad de una pareja son hombres y una de las causas más comunes es la azoospermia o ausencia de espermatozoides en la eyaculación.

Hay dos tipos de azoospermia, la secretora y la obstructiva, que se diferencian por el origen de la falta de espermatozoides en el semen.

Una azoospermia secretora de los testículos no es capaz de producir espermatozoides. En la azoospermia obstructiva los testículos si que sintetizan los espermatozoides. Pero hay un problema en los comportamientos que son responsables de transportarlos a la uretra donde se expulsa el semen y no llegan con la eyaculación.

Dependiendo del tipo de azoospermia que se sufre, el tratamiento puede ser totalmente diferente, desde natural, hormonal a quirúrgico. No presenta sintomatología, por lo que es necesario realizar un seminograma para detectarlo.

Los hombres con azoospmia obstructiva pueden ser padres biológicos en el 100% de los casos siempre que no haya otra alteración de la fertilidad, mientras que en pacientes con azoospermia secretoria las posibilidades de tener descendencia naturalmente están alrededor del 50%. Afortunadamente, las técnicas de reproducción asistida permiten tener hijos al otro 50%.